IRA

Hay días en las que una se levanta y el mundo parece un anuncio de compresas con alas: Todo es dulce y tierno, una se pinta de sonrisa, por doquier caritas de bebés y suaves cachorritos, la mayor preocupación será pensar a qué huelen las nubes…Ese día, una piensa que el mundo es lindo: cuánta gente bella, y con cuánto que ofrecer. Reconocerá sabiduría en muchas palabras, generosidad en muchos gestos, y amor en muchas miradas

Otro día una se levanta y el mundo está cubierto de amenazantes nubarrones. Ni siquiera se acordó de amanecer…Los bebés de ayer sólo le recuerdan el olor de la leche agria, los cachorros un millón de pulgas pululando, una voz amiga será el mayor tostón jamás escuchado y odiará la sonrisa amable de un anónimo que se cruce por la calle. Ese día, una percibe la ignorancia en cada frase, el egoísmo en cada acto y la hipocresía en cada encuentro.

En esos otros días, una se acuerda de aquella película de los 90 “Un día de furia” en que Michael Douglas declara la guerra al mundo, o se acuerda de los simbolismos de aquella historia del “Dr Jenkill y mister Hyde”. Y se encuentra más cerca de comprender….

Dicen que la ira es producto de un desequilibrio bioquímico . También dicen que son “salidas” de personalidades pasivo-agresivas. O de personalidades débiles caracterizadas por una gran labilidad emotiva. O cosas del síndrome premenstrual… O, según Séneca, un sentimiento femenino y pueril. O….pecado capital (no lo olvidemos).

Bueno..estoy irascible…soy lábil, pecaminosa,y…muy humana.
(IMAGEN: La Ira de Sergi Vázquez- Serie "Los 7 pecados capitales")

2 comentarios:

Mª Mercè dijo...

¿Sabes cuándo has de empezar a preocuparte?: cuando dejes de ser humana.
Mientras tanto sé todo lo lábil, irascible o pecaminosa que quieras!

Me encanta como escribes!
Mil besos de colores!!

Nor dijo...

Gràcies, Mercè.

De vegades, acceptar-se senzillament humana, amb tantes dimensions de imperfecció és més difícil del que sembla, no?