Folklore político-festivo

Instantáneas como el original de la imagen anterior ,testimonio gráfico de la visita de Camps esta semana al pueblo donde vivo , no tendrían más transcendencia que sumarse a los archivos de la hemeroteca local , sección "Folklore político-festivo".

Sin embargo, a mí personalmente ,y a diversas personas del pueblo (que nos quitamos el pañuelo de jugar a la gallinita ciega de vez en cuando) no nos parece un acto tan banal, y nos lleva ya unos días de recaida en nuestros esforzados y frustrados intentos por recuperar la confianza en la clase política, al menos la local.

No puedo pensar que es trivial un acto innecesario de unas horas que a la ciudadanía nos cuesta miles de euros (más de 12.000 según fuentes no contrastadas).Porque esta "fiestecilla de nada" se suma a muchas "naderías", si no inútiles, sí evitables o reorientables. Como ejemplos: un boletín informativo municipal a todo color de excelente calidad que pagamos todo el pueblo y sólo sirve para publicidad del partido de gobierno, un parque cercano a casa que ha tenido dos actos de inauguración, las recepciones y festividades del mundial de motociclismo que corren a cargo del ayuntamiento, festividades taurinas de una semana que también pagamos de las arcas municipales,un castillo de fuegos artificiales en las últimas fiestas patronales cuya suntuosidad no recordábamos haber visto nunca,viaje de un grupo numeroso de la corporación local a la feria de turismo de varios días, apertura de una oficina de turismo local cuando no hay nada que "turistear", redecoración del despacho del alcalde sin necesidad.........No tengo muchas oportunidades de información al respecto, pero seguro que otras gentes podrían aportar muchos más ejemplos.

En una página local se exponen datos de cifras gastadas en ejercicios anteriores referidas sólo a propaganda, piscolabis y prensa que ascienden a miles de euros, a cantidades muy importantes para una pequeña población de 7.500 habitantes (datos sin contrastar). Por cuestiones de salud,ya no osaría informarme de los gastos que se realizan en otros tantos jolgorios cuya única finalidad parece ser la promoción personal de unos pocos aficionados a la política , la perpetuación de un país de pandereta y la idiotización de las nuevas generaciones.

Seguramente podrán pensar algunas personas que soy estrecha de miras, que estas cosas son necesarias como promoción, como inversión de futuro. Yo rogaría encarecidamente que, al menos, no se dudara de la inteligencia de la mayoría de la ciudadanía. Seguramente el "alma social" la tenemos dormida (consciente o inconscientemente), pero no la capacidad de pensar, saber y discernir.

No hará falta que les pinte el panorama de la crisis económica actual para enmarcar "estas fiestecitas de nada".Y sí hará falta saber que esta misma semana se ha despedido a varios trabajadores del ayuntamiento por falta de presupuesto, que este año se cerró la Consulta jove por falta de presupuesto, que se pensó en rebajar las subvenciones a las AMPAS y otras asociaciones locales por falta de presupuesto y que según algunas fuentes nuestro ayuntamiento tiene un déficit de 2'5 millones de euros (datos sin contrastar).

Sé que estas circunstancias se viven en cada rincón de nuestra geografía, que seguramente no tienen mucho que ver con " cuatro fiestecitas de nada" ni son consecuencia de las mismas. Pero el que nuestros políticos y representantes mostrasen una actitud más austera en lo innecesario, fuesen más serios y más conscientes ayudaría a que la ciudadanía nos sintiesemos respetada y por ende más motivada, implicada y cooperante.

No puedo más que sentirme burlada y avergonzada.

Mejor nos colocamos el pañuelo de nuevo y seguimos jugando a la gallinita ciega.

Découvrez la playlist lista1 avec José Gregorio Lovera

3 comentarios:

Mª Mercè dijo...

Nor dixit!



Petons!!!!

Nor dijo...

Jajaja¡¡¡¡¡Es que llevo un cabreooooooooooooooo¡¡¡¡Ayyyyyyyyyy

Anónimo dijo...

Estoy totalmente de acuerdo.

Lo que no entiendo es cómo seguimos los ciudadanos de a pie que se sigan haciendo en esta nuestra comunidad tan actos fastuosos a cambio del detrimento de otros necesarios y básicos.