Creación y re-creación

És fascinant la facilitat amb què la gent s'apropia de les idees dels altres i es convenç que són seves.

Pau Vidal (Barcelona 1967)
De Minimàlia
(Es fascinante la facilidad con que la gente se apropia de las ideas de otros y se convence que son suyas)

Hace algunas décadas, asistía con ojos de jovencilla crédula a un "Encuentro de escritores del mediterráneo". Allí Andrés Estellés, Goytisolo, Kavafis e incluso Alberti ,me hicieron creer que ya todo estaba inventado, que ya no existía la creatividad si no la re-creación. Más adelante entendí que no debí entender. Puesto que la nada no existe , no se puede partir de la nada para la creación o el avance del conocimiento. Partimos siempre de las experiencias y los conocimientos previos que adquirimos a través de los otros. La creación seguramente estará en el grado de elaboración, reestructuración y reconstrucción /desconstrucción de esa base previa. Difícil pues , la tarea de delimitar la originalidad o la propiedad de una idea de cualquier ente social.

En mi vida profesional he podido observar una y otra vez las diferencias de categoría personal en las gentes. Aquellas que trabajan en la experiencia, el conocimiento y las ideas de todos y elaboran propuestas nuevas para todos y que forman parte del bien colectivo, y aquellas que utilizan los bienes intelectuales comunes en beneficio personal exclusivo.

Una , no es una santa, y reconozco haber albergado sentimientos de rabia cuando alguna compañera se ha apropiado públicamente como suyas ideas de la colectividad , o incluso algunas en las que yo trabajé. Puedo decir sin rubor, que aún siento dolor por un injusto y equivocado reconocimiento social de esas personas. Sin embargo, desde mi madurez, me quedo con mi satisfacción personal, con mis pequeñas coherencias interiores...y con seguir compartiendo lo poco que sé y que tantas otras gentes me ofrecieron.
 
 

2 comentarios:

Visto Desde Atrás dijo...

Eres hiperprolija, no hay quien te siga y me gustaría no perderme nada.

Nor dijo...

Vaya. Es todo un honor que alguien como tú no quiera perderse mis devaneos marujiles. Gracias por tu consideración.