Sencilla historia de una canción sencilla: Noche de Paz

"Noche de Paz"
Manuscrito original de
Josef Mohr, 1816, Salzburgo
Noche de Paz es una de las canciones más conocidas de Navidad, dicen que ha sido traducida a más de 300 idiomas, y cuentan que fué la canción que detuvo por unos minutos la Primera Guerra Mundial

El origen del villancico está en un problemilla de última hora en las celebraciones de Navidad en una iglesia de la pequeña villa de Oberndorf, Austria. Era el año 1816

El sacerdote Joseph Mohr había descubierto que el organo de la iglesia estaba estropeado y no fue posible ninguna solución a tiempo.

Era inconcebible una celebración navideña sin música , así que Mohr que tenía un talento natural para la música decidió producir algo nuevo.

Mohr comenzó a escribir “Noche de Paz.” Usando simples frases contó la historia del nacimiento de Jesús en seis breves estrofas.

Para la música, Mohr fué a visitar a su amigo Franz Gruber, maestro en Arnsdorf,quien era un compositor más capacitado que él. Rápidamente comenzó a trabajar en la composición musical.

Con apenas tiempo para un ensayo, los dos acordaron que Mohr tocaría su guitarra y cantaría el tenor mientras que Gruber cantaría el bajo. El coro de la iglesia se uniría en el estribillo. La experiencia fue memorable.

Sin embargo, la historia de “Noche de Paz” casi que se termina aquella noche pues Mohr la guardó en una gaveta sin pensar en usarla otra vez, ya que sólo era una modesta solución temporal.

Mohr fué trasladado y fue muchos años después cuando maestro constructor de órganos, Carl Mauracher,la redescubrió por casualidad.Éste comenzó a introducir el villancico a músicos y audiencias, y todos fueron cautivados por la pieza. Sin embargo, a pesar de que el villancico estaba creando una gran conmoción en Europa, Gruber y Mohr no lo supieron.

Mohr murió en la pobreza, de neumonía, en 1848 a la edad de 55 años. Nunca supo que su canción se espacía por todo el mundo. Por otra parte, Gruber se enteró por primera vez del éxito del villancico en 1854 cuando el concertino para el rey Frederic William IV de Prussia comenzó una búsqueda de los autores. Cuando Gruber, quién entonces tenía 67 años se enteró, envió una carta a Berlín diciendo el orígen de la canción.

Al pricipio pocos historiadores creían que dos hombres de pueblecillos podían haber escrito una tan exquisita pieza musical. Así es cuando Gruber murió en 1863 su calidad de autor fue disputada.

Más adelante los historiadores confirmaron la autoría de Gruber y Mohr.

2 comentarios:

Mª Mercè dijo...

Qué historia más bonita y casi romántica! No la conocía.

Gracias por traer esta "curiosidad".

Un besazo!

Nor dijo...

M'agraden molt les històries que hi ha darrere de les coses, t'ajuda a estimarles millor i sentirles més prop.