Día de la Mujer

Hace ya un siglo que en Europa se decidió celebrar el Día de la Mujer Trabajadora, un año antes en EEUU.Desde entonces, se han producido muchos avances en el camino de un mundo más igualitario para la mujer, sobre todo en las sociedades occidentales y en lo referente a marcos legales.

Sin embargo, todavía queda mucho por hacer. No sólo en paises donde la mujer es claramente ser humano de segunda clase (o incluso menos) , sino también en nuestro entorno en que en tantas ocasiones las mujeres son discriminadas, silenciadas, oprimidas,maltratadas. Nuestro entorno, donde tantas veces de forma sutil, con subterfugios o al amparo de las instituciones o una sociedad medio ciega se da la espalda a tantas mujeres víctimas de reminiscencias culturales pasadas, intereses económicos y antropológicos, cuando no de otros seres de psique patológica.

Aún con esto, hay gentes, medios de comunicación y ciertas esferas de poder que quieren hacer ver el movimiento feminista como algo obsoleto, ridiculizando , desprestigiando y deslegitimando a las mujeres y hombres que siguen creyendo en la lucha por un mundo mejor.Una lucha lenta, dura y difícil para minar los pilares básicos de la sociedad patriarcal y de dominio masculion forjados desde los principios de la Historia.

Hay hombres y mujeres que trabajan en grandes luchas por la igualdad y la dignidad de la mujer. Ellas y ellos han ido consiguiendo los grandes cambios en derechos legales , en políticas sociales y laborales. A estas gentes son las que recordará la historia.

Hoy yo quería llamar la atención sobre las personas que hacen "las pequeñas luchas": mujeres y hombres que en la rutina diaria , en los entornos educativos, domésticos o sociales más próximos plantan discretas semillas.

Desde aquí quería rendir un pequeño homenaje a "mis mujeres pasadas" que supieron caminar a  pesar de los grilletes de la dictadura franquista: mi madre y mis abuelas. Por esas mujeres valientes que trabajaron muy duro; que sin preparación, ni cultura creyeron en un mundo de igualdad y dignidad y en un futuro lleno de posibilidades para mí. Y también un discreto reconocimiento a mis abuelos y a mi padre que a pesar de los lastres de su cultura trataron siempre de andar a su lado.




1 comentario:

Mª Mercè dijo...

No, no me había olvidado de felicitarte o de leer la entrada que habías hecho para hoy.
He estado liadas en otros "menesteres" y, hasta ahora, no he podido dar mi paseo diario por los blogs.


Me libré del Servicio Social!!
Pues, fue a cuento de haberme casado antes de ser "mayor de edad" y "mi" marido (ya ex), tuvo que firmar unos documentos conforme se hacía "responsable" de mí.

Esto se les cuenta a los "post dictadura" y se creen que hemos esnifado algo. En fín...

Molts petons i feliç diada!