Las chicas de oro

Me llega la noticia del fallecimiento de otra de "Las chicas de oro", ya octogenaria. Esta fue una de mis series preferidas allá por los 80. Una comedia ligera , llena de tópicos, de situaciones inverosímiles , pero con unos diálogos muy ingeniosos y de una comicidad exquisita.

Dorothy, Blanche, Rose y Sofía  eran cuatro mujeres de más de cincuenta años deciden compartir casa en Miami: Dorothy, una profesora que vio como su marido la abandonaba por una mujer más joven; Blanche, a quien su madurez no la impidió ligar hasta en el entierro de su marido; la soñadora Rose y Sofía, madre de Dorothy. Fue una de las primeras series protagonizada exclusivamente por mujeres. Representaban a un grupo relativamente bien acomodado, y aunque va tratando en los diferentes capítulos temas de actualidad o relacionados con la condición de la mujer madura, habitualmente el enfoque es ligero.

Dorothy representaba de algún modo el personaje más serio, sensato, la parte más racional , poseedora de un sarcarso envidiable. Rose, con un apetito sexual insaciable, representó todo un desafío para aquella época conservadora en USA (el periodo Reagan) y podría ser la precursora de algún personaje de Sexo en Nueva York. Rose es la típica nostálgica de apariencia bobalicona que sorprende con momentos de sorprendente inteligencia y lucidez. Sofía es una abuelita nada común, el personaje preferido por muchas televidentes: incisiva, mordaz, inteligente, alucinante, desternillante.

1 comentario:

Mª Mercè dijo...

Vi alguna vez la serie, pero no me acabó de cuajar. Sé que gustó a mucha gente. Entre ellas a tí.

Un besazo, preciosa!